Calle Las Camelias 790 Of. 501 - San Isidro
(511) 708-8600
informes@gbs.pe

Tecnología que facilita la transparencia

Nuestro país ha sido escenario de grandes escándalos que involucran la ética y moral de las personas, sobre todo de las autoridades. Los peruanos están cansados de escuchar más de lo mismo e incluso ya no es una sorpresa de que a algún mandatario se le encuentre un pasado complicado, o algún contrato o acuerdo poco confiable, por decir lo menos.

Según datos del Banco Mundial, las empresas y personas pagan aproximadamente 1.5 trillones de dólares en sobornos cada año. Por eso, el grupo del Banco Mundial considera a la corrupción como el gran desafío para sus objetivos contra a pobreza extrema, para el año 2030. Y es que cuenta con estudios empíricos que han demostrado que son los pobres quienes pagan el mayor porcentaje de sus ingresos en sobornos, informa el portal Infobae.

Innovación tecnológica como solución factible

Este portal informativo online conversó con Mario Roset, director de Wingu, una ONG que tiene por objetivo “potenciar el trabajo de organizaciones y proyectos sin fines de lucro de América Latina a través de la incorporación de tecnología y metodologías innovadoras”.

Roset indica que la tecnología puede contribuir y ayudar a que las instituciones y la administración pública sean más transparentes. Resalta que puede contribuir, más no ser la solución que hace falta. Para luchar contra la corrupción se necesita una sumatoria de esfuerzos, que deben hacerse desde distintos ámbitos (Roset, 2018) No debemos olvidar que la tecnología siempre va a ser operada o dirigida por personas, es por ello que quienes tienen el control al final, son los usuarios de la misma.

Ojos que todo lo ven, analizan y comparten

La tecnología, como hemos visto, especialmente las redes sociales digitales, han sido de mucha ayuda para las movilizaciones ciudadanas y esto hace que los ciudadanos estén más empoderados. Pues todo se viraliza en cuestión de segundos y a grandes escalas. Esto pone en alerta a las personas públicas: al darse cuenta que su audiencia lo está vigilando constantemente, no le conviene cometer ningún error. Su reputación puede verse afectada si resulta poco confiable, o si se encuentra en la delgada línea de ser sospechoso de corrupción. Por otro lado, la viralización de contenido ayuda a los consumidores a realizar sus denuncias si en caso las autoridades a las que recurre no le brindan una solución. A las empresas y gobiernos no les conviene que su propia imagen se vea afectada por millones de personas, pierden credibilidad y a largo plazo: lealtad.

Pero… ¿qué sucede con lo que está guardado bajo llave? ¿Qué sucede con lo que “no se sabe”? Por ejemplo, en México, hay licitaciones abiertas de acceso a información llamada “Torre de control”. Tiene como resultado llevar de manera abierta todas las contrataciones y licitaciones que se hicieron para la construcción del aeropuerto en Ciudad de México. Plataformas de contenidos hay, plataformas de usuarios hay, de modo que sí es posible para las empresas o gobiernos colocar información necesaria que es fuente de credibilidad, a disposición de sus clientes. “Hoy, es mucho más sencillo poder tener una trazabilidad sobre el origen y el destino de los fondos. La tecnología lo permite”, señala Roset.

Innovación precedida de conocimiento

Para lograr que el gobierno acepte crear, por ejemplo, un portal de licitaciones transparente, primero debería investigar al mercado e indagar en las percepciones de sus ciudadanos; para luego encaminarse en la creación de la tecnología adecuada que promueva la consistencia en sus mensajes (que sea coherente entre lo que dice y lo que hace). El estudio de mercado lo llevará a entender más a su ciudadano, y brindarle lo que necesita, además de ser innovador.

El poder lo tiene el consumidor o ciudadano, en el caso de las entidades públicas. Existe la voluntad hacia la transparencia y paz en varios ámbitos, hace falta encaminar las ideas y hacerlas realidad. Una sociedad transparente y con entidades públicas y gubernamentales que rinden cuentas a sus ciudadanos, es una sociedad encaminada hacia el progreso. De nada sirve traer bienestar económico, turismo y reconocimientos internacionales, si dentro de esas gestiones el ámbito ético no es digno de admirar.

Aprovechemos la tecnología que está a nuestro alcance, como consumidores y productores de contenido tenemos gran parte del poder en nuestras manos, mejor dicho, dispositivos tecnológicos, usémoslos.

 

Nuestro servicio de respuesta es muy rápido. Escríbanos sus consultas y le responderemos a la brevedad.